void

Dra Feminazi

Argentina, año 2XXX

La Dra. Aldana Feminazi* investiga un caso puntual que ocurre en Argentina y que aqueja únicamente a las mujeres de esa región. Este mal es totalmente nocivo para las mujeres y prácticamente al poco tiempo de estar expuestas, provoca la muerte de diversas formas.
Las muertes son producidas por un agente externo aún no identificado por la Sociedad Machista de Medicina. La Dra. Feminazi se atreve a asegurar que algunos especímenes del sexo masculino son la causa de este mal. Obviamente, la Sociedad Machista de Medicina desacredita esta versión llamando “Feminazis” a todas aquellas que piensan así.
La forma de deceso de las mujeres que padecen este mal son variadas aunque todas terribles. Muchas mueren estranguladas, apuñaladas, empaladas, etc. Y en muchos casos se ha visto que antes de morir también son abusadas sexualmente.
La Dra Feminazi siguió investigando sobre las causas de este terrible padecimiento. Muchas otras mujeres se unieron a su lucha. Incluso, muchos hombres aceptaron que la causa de esta calamidad era perpetrada por seres de su misma especie, del género masculino y con un importante desiquilibro mental que lleva a producir esta enorme malignidad sobre las mujeres.
Pero la Sociedad Machista de Medicina rápidamente anunció los pasos a seguir para que las mujeres estén a salvo: lavarse bien las manos, una dieta saludable, no estar afuera de noche y evitar la pollerita cortita.

Argentina, algunos años después

La Dra. Aldana Feminazi falleció producto de una violación seguida de estrangulamiento. El autor fue un violador reincidente cuya libertad condicional fue otorgada por buen comportamiento (al parecer, no había abusado de ninguna mujer estando encarcelado).
Lo que la Dra Feminazi nunca se enteró, es que se descubrió la causa del mal que tanto atormentaba a las mujeres. Al parecer, ciertas personas con altos niveles de machismo y un cerebro muy pequeño resultan ser muy violentos con otros especímenes de su misma especie. Especialmente tratándose de mujeres.
Por suerte, se ha llegado a una cura. Elevadas dosis de feminismo en niñas y niños. Aunque en los adultos también es necesario un refuerzo. La aplicación de feminismo debe reforzarse todos los días, en todo momento.


NOTA: Muchas mujeres han desarrollado un nivel de feminismo en sangre muy alto. Llevándolas a niveles de violencia leves pero similares a los encontrados en quienes padecen machismo.



Home | Volver a la página anterior